Delante de Dios estoy,
entre cadenas metida,
ya me suben, ya me bajan,
ya estoy muerta, ya estoy viva.

Ver respuesta

Como dos luceros cuelgo,
delante de dos cavernas,
sujeta estoy de dos ramas
que siempre están derechas.

Ver respuesta

Iglesia chiquitilla,
gente menudilla,
sacristán de palo
y no lo aciertas en un año.

Ver respuesta

Soy un palito muy derechito,
y encima de la frente
llevo un mosquito,
que ni pica, ni vuela,
ni toca la vihuela.

Ver respuesta

Una copa redonda y negra.
Boca arriba está vacía.
Boca abajo está llena.

Ver respuesta

Verde como el campo,
campo no es.
Habla como el hombre,
hombre no es.

Ver respuesta

Para bailar me pongo la capa.
Y para bailar me la vuelvo a quitar.
Porque no puedo bailar con la capa.
Y sin la capa no puedo bailar.

Ver respuesta

El rey y la reina con ocho peones.
Caballos y torres, combaten y comen.

Ver respuesta

Si me mojas hago espuma
con ojitos de cristal
y tu cuerpo se perfuma
mientras llega mi final.

Ver respuesta

Quién es un viejo ligero.
Que es de cuatro movimientos.
Puestos en doce cimientos.
Que, a cualquier pasajero.
Da más penas que contentos.

Ver respuesta

¿Cuál es la casa formada
de vestidos de animales;
cinco hermanos desiguales
hacen en ella morada,
para librarse de males?

Ver respuesta

Estoy en el cielo,
estoy en el mar,
también en las turquesas
y el pavo real.

Ver respuesta

Dos niñas en un balcón,
que bailan a un mismo son.

Ver respuesta

Un campo bien labrado
no gasta reja ni arado.

Ver respuesta

Sin ninguna ceremonia,
con el sombrero calado,
va delante de su rey,
del Papa y del magistrado.

Ver respuesta

Una colcha remendada
y no tiene una puntada.

Ver respuesta

Una vieja tontiloca,
con las tripas en la boca,
llama gente y alborota.

Ver respuesta

Una dama en verde prado,
con vestido bien bordado.

Ver respuesta

Veintiocho caballeros
Espaldas negras y lisas.
Delante, todos agujeros.
Por dominar se dan prisa.

Ver respuesta

Retumban los tambores con ecos tremendos.
Y chispas fugaces, cae agua a raudales.

Ver respuesta

Tengo cinco habitaciones.
En cada una un inquilino.
En invierno cuando hace frío.
Están todos calentitos.

Ver respuesta

Soy rey de un imperio
en toda nación,
tengo doce hijos
de mi corazón;
de cada uno tengo 30 nietos,
la mitad son blancos,
la mitad son negros.

Ver respuesta

¿Qué cosa, qué cosa es?
Que vuela sin tener alas.
Y corre sin tener pies.

Ver respuesta

¿Qué espejo aquél puede ser
que aunque le des mil porrazos,
no lo harás jamás pedazos?

Ver respuesta

Una palomita,
blanca y negra;
vuela sin alas,
y habla sin lengua.

Ver respuesta

Hombre soy de gran limpieza
y apreciado de mis amos,
todos me traen en las manos
porque sirvo con presteza;
y aunque no tengo cabeza,
tengo más de cien mil pies,
y el enigma mayor es,
que aunque blanco o amarillo,
cedo porque soy juicioso
y para todos un pillo.

Ver respuesta

Una cajita chiquita,
blanca como la cal:
todos la saben abrir,
nadie la sabe cerrar.

Ver respuesta

Debajo de tierra hay un convento.
Todas las monjitas visten de negro
y se alimentan de su sustento.

Ver respuesta

Blanco salí de mi casa
con el tiempo enverdecí,
pero como blanco era,
blanco al final me volví.

Ver respuesta

Somos más de una
y salimos con la Luna,
si te pones a contarnos
te va a faltar más de una.

Ver respuesta

Vienen ovejas del monte
con estrellas en la frente.

Ver respuesta

Una cajita de Dios,
se abre y se cierra
y no se marchita.

Ver respuesta

Es una red sin medida,
cuyos nudos no se ven
y duran toda la vida.
De esa red de pescar,
unos quieren salir
y otros quieren entrar.

Ver respuesta

En un castillo redondo.
Doce caballeros de guardia están.
Un flaco lancero y un gordo escudero.
Marchan al compás.

Ver respuesta

En la ventana soy dama,
en el balcón soy señora.
En la mesa cortesana
y en el campo labradora.

Ver respuesta

Un árbol con doce ramas.
Cada rama, cuatro nidos.
Cada nido, siete pájaros.
Cada cual con su apellido.

Ver respuesta

Dime quién será un soldado,
tan poco animoso y fuerte,
que viene con lanza armado,
y si al contrario ha pasado
él mismo se da la muerte.

Ver respuesta

Soy cuerpo que nadie vio,
resisto entre los mortales,
soy causa de muchos males,
pero si faltase yo
morirían lo animales.

Ver respuesta

De doce hermanos que somos,
el segundo yo nací
y soy el más pequeñín.
¿Cómo puede ser así?

Ver respuesta

Una estancia abovedada
donde el eco se recrea;
un batallón de soldados
repartidos en hileras;
no son machos los más fuertes,
que son los más fuertes hembras,
y una mujer entre ellos
por habladora está presa.

Ver respuesta

Animal que come con tus dientes,
pero tú no puedes comer con los suyos.

Ver respuesta

En un rincón de la clase,
dónde yo estoy colocada,
acudes con los papeles
que no te sirven de nada.

Ver respuesta

Una capilla llena de gente.
Un capellán en medio.
Que predica siempre

Ver respuesta

Treinta y dos sillitas blancas
en un viejo comedor,
y una vieja parlanchina
que las pisa sin temor.

Ver respuesta

Vuela sin alas, silba sin boca.
Azota sin manos.
Y tú ni lo ves ni lo tocas.

Ver respuesta

Mis caras redondas,
¡qué estiradas son!
a fuerza de golpes,
así canto yo.

Ver respuesta

Una dama blanca,
por un campo negro,
anda que te anda
y el campo se llena
de blancas pisadas.

Ver respuesta

Un convento bien cerrado,
sin campanas y sin torres
y muchas monjitas dentro,
preparan dulces de flores.

Ver respuesta

Entre dos piedras feroces
sale un tío dando voces.

Ver respuesta

Una vieja, muy revieja,
con un solo ojo y un rabo muy largo,
sólo come tela;
y a cada bocado,
pierde un trocito de rabo.

Ver respuesta

Las monjas delante
con vestido blanco
siempre tú verás,
y a un cura de rojo
que viene detrás.

Ver respuesta

De la huerta yo he venido
de ver al padre prior,
traigo los hábitos verdes
y encarnado el corazón.

Ver respuesta

Una dama blanca, alta y delgada,
con la nariz larga y colorada;
mientras la nariz arde y crepita,
la dama se vuelve pequeñita.

Ver respuesta

Tiene barbas y no es hombre,
tiene dientes y no come.

Ver respuesta

Guardada en estrecha cárcel
por soldados de marfil,
está una roja culebra
que es la madre del mentir.

Ver respuesta

Tiraste a mi padre,
tiraste a mi abuelo,
y contigo me estaré
hasta verme yo en el suelo.

Ver respuesta

Lomos y cabeza tengo.
Aunque vestida no estoy.
Muy largas faldas mantengo.

Ver respuesta

Verde fue mi nacimiento,
negra fue mi mocedad,
y ahora me visten de blanco
para llevarme a quemar.

Ver respuesta

Dos niñas asomaditas
cada una a su ventana;
lo ven y lo cuentan todo,
sin decir una palabra.

Ver respuesta

Tan grande
como una tajá de bacalao,
sube al monte
y baja ganao.

Ver respuesta

Yo con mi hermana gemela andamos.
Siempre al compás,
con la boca por delante
Y los ojos por detrás.

Ver respuesta

Uso aguja sin coser.
Corto sin tijeras.
Y ando sin pié.

Ver respuesta

Vueltas y vueltas
doy sin cansarme,
cuando no bebo
paro al instante.

Ver respuesta

Treinta caballitos blancos
Por una colina roja.

Ver respuesta

La iglesia de barro,
el sacristán de palo,
los monaguillos
verdes y negrillos.
Cuando entra el sacristán,
todos se echan a temblar.

Ver respuesta

Agujero de ratón,
guarda la casa como un león.

Ver respuesta

Tengo un mantón de manila
que no lo puedo doblar,
tengo bastante dinero
que no lo puedo contar,
y tengo medio melón
que no lo puedo partir.
¿Qué tengo?

Ver respuesta

Verde me crié,
rubio me cortaron,
duro me molieron,
blanco me amasaron.

Ver respuesta

Formamos, como soldados, en una fila
y somos carniceros toda la vida.

Ver respuesta

Incapaz soy de llorar,
doy amparo al peregrino,
por mis ojos de continuo
lágrimas corren al mar.

Ver respuesta

¿Qué empieza con 4 patas, luego con 2 y, termina con 3 patas?

Ver respuesta

Hay en una plaza nueva
un monte y en él dos cuevas,
más abajo un hondo pozo
que tiene su brocal rojo,
altas ventanas iguales.
En ellas dos niñas guapas
que, entre bellas cristaleras,
todo lo ven y lo cucan.

Ver respuesta

Redondo como la luna
y blanco como la cal,
me hacen de leche pura
y ya no te digo más.

Ver respuesta

Desde hace miles de años
hemos transportado al hombre;
ahora nos lleva escondidos
en el motor de su coche.

Ver respuesta

Blanca fue mi niñez,
morada mi mocedad,
negra y prieta mi vejez,
adivina qué será.

Ver respuesta

Al revolver una esquina
me encontré con un convento,
las monjas vestidas de blanco,
la superiora en el centro,
más arriba dos ventanas,
más todavía un par de espejos
y en lo más alto la plaza
donde pasean los caballeros.

Ver respuesta

Un corral de vacas blancas, y en el medio, la colorada

Ver respuesta

Cuatro monjitas
en un conventito,
sin ninguna puerta
y sin ventanito.

Ver respuesta

Un abuelo chiquitillo,
arrimao a la pared,
con la chorrinilla fuera,
adivina lo que es.

Ver respuesta

Una señorita
muy aseñorada
nunca sale afuera
y siempre esté mojada

Ver respuesta

Es hombrecito pelado,
todo cabeza y sin pies,
lo comes frito y guisado,
adivíname quién es.

Ver respuesta

Tengo bandera rayada,
sobre el monte está lanzada.

Ver respuesta

Una señorita
de carnes muy blandas,
que sin ser enferma
siempre está en la cama.

Ver respuesta

Tengo un tabique en el medio.
Dos ventanas a los lados.
Por las que entra el aire puro.
Y sale el ya respirado.

Ver respuesta

Nazco y muero sin cesar.
Sigo no obstante existiendo.
Y sin salir de mi lecho.
Me encuentro siempre corriendo.

Ver respuesta

Hay un animal o cosa
que en cada paso que da,
pierde un trozo de su cola.

Ver respuesta

Una pregunta muy fácil,
sabiéndola contestar.
¿Qué planta se riega justo,
cuando la van a cortar?

Ver respuesta

En un huerto no muy llano
hay dos cristalinas fuentes;
no está a gusto el hortelano
cuando crecen las corrientes.

Ver respuesta

Entre dos murallas blancas
hay una flor colorada,
que con lluvia o buen tiempo
esta siempre bien mojada.

Ver respuesta

Casa con dos cuartos,
nueva cada mes,
llena está de gente,
dime tú quién es.

Ver respuesta

Zapatos de goma
Ojos de cristal
Con una manguera
Lo alimentarás.
Dentro del garaje
Lo sueles guardar.

Ver respuesta

Tan grande como un corral,
come carne, come carne,
pero nunca come pan.

Ver respuesta

Por un callejón oscuro
baja un viejo dando tumbos.

Ver respuesta

¿Cuál es esa fortaleza
que está llena de soldados,
con vestidos colorados,
con huesos y sin cabeza,
de real insignia adornados?

Ver respuesta

Muchos soldaditos,
siempre muy blanquitos,
siempre trabajando
todos muy juntitos.

Ver respuesta

Ciudadano muy mirado.
Moderno camaleón.
Subido en tu árbol.
Cambias de color.

Ver respuesta

Dos hermanas en la plaza.
Ambas marchan a la par.
Si una da doce vueltas.
La otra una, nada más.

Ver respuesta

Vive en pie constantemente
Con los brazos hacia fuera
Se desnuda en el otoño
Y se viste en primavera.

Ver respuesta

PDF

Descargue una versión para imprimir de estas adivinanzas.

Adivinanzas con Metáforas.pdf

Más Adivinanzas

Categorias
Tamaño

Más juegos